La traducción de la literatura francófona no francesa: realidades y perspectivas (II)

(Parte I aquí)

A petición de mi ex alumna de francés de la Escuela Oficial de Idiomas de Aranjuez, Irene Corpa Patiño, quisiera enviar a este blog de vuestra universidad algunas ideas o reflexiones que me vinieron a la cabeza como profesora de francés y animadora de un grupo estupendo de antiguos alumnos de lo que hemos llamado «Atelier de littérature d’expression française» de la Escuela y al que Irene pertenece.

Esta colaboración se deriva de mi descubrimiento de la literatura marroquí de expresión francesa gracias al libro del escritor marroquí, y profesor de la Universidad Mohamed V de Rabat, Abdellah Baïda: Au fil des livres. Chroniques de littérature marocaine d’expression française, así como a mi segundo viaje a Marruecos para participar como profesora de francés en la Universidad de verano que organizaba l’AMEF (Asociación Marroquí de Profesores de Francés) en Safi, en julio de 2007, y que me llevó a un mundo tan atrayente y diferente que me volví con un montón de títulos en la maleta, entre ellos Le passé simple (El pasado simple)de Driss Chraïbi.

Muchos de los libros y autores que aparecen en estas crónicas los he leído, trabajado y comentado con mi grupo de estudiantes del Atelier de littérature française, mencionado anteriormente. En nuestra experiencia constante de acercamiento intercultural a través de la lectura, en la que nos hemos recreado, debatido, y pasado muy buenos momentos hablando de «esta otra literatura», nos ha hecho alejarnos de nuestra realidad y sumergirnos en la suya, en su mundo tan distante, tan diferente y a veces tan parecido al nuestro… Por ello, en muchas de nuestras sesiones nos hemos dado cuenta de que la mayoría de nuestros libros comentados no han sido aún traducidos, que hay autores actuales que bien podrían formar parte de esas listas de «buenas traducciones» para dar a conocer esto que nosotros hemos denominado «otra literatura».

Si nosotros, por nuestra posición privilegiada de saber francés, hemos podido acercarnos a tantos títulos y obras, ¿por qué no podrían tener esa misma oportunidad otros lectores hispanófonos y latino-americanos, y así ampliar sus horizontes lectores? Esto podría ocurrir a falta simplemente de una traducción, una ciencia bien difícil, somos conscientes de ello, pero que tiene como misión, entre otras, unir lazos, tender puentes, ampliar horizontes… Nuestras reflexiones nos llevan a pensar que ninguna lengua es más hermosa que otra, cada una tiene sus normas y su peculiaridad. Entonces, y siguiendo con nuestras preguntas, mi reflexión me lleva a dejar aquí planteados unos interrogantes:

  • ¿Cómo articular literatura y traducción en el aprendizaje de una lengua?
  • ¿Qué lugar ocuparía el trabajo de traducción de «esta otra literatura» que tanto nos ha gustado y que querríamos dar a conocer a un público amplio, tanto al lector más avezado como al más lineal?
  • ¿Cómo llegar a alcanzar una política editorial que esté en estrecha relación con los autores-traductores?

Todas estas reflexiones están fundadas en mi conocimiento profundo de este libro que he mencionado en mi primer párrafo Au fil des livres y que me ha mostrado cuánto trabajo queda aún por hacer para acercar todas estas grandes obras a un público no francófono.

Teniendo como telón de fondo este libro de Abdellaha Baïda, he aquí una muestra rápida de los autores traducidos y no traducidos de todos cuantos hemos leído en el Atelier de littérature y que clasificaría en tres categorías:

1/ Autores leídos en nuestro Atelier y que aún no han sido traducidos:

  • Fouad Laroui
  • Samira El Ayachi
  • Mohamed Leftah
  • Issa Aït Belize

2/ Autores parcialmente traducidos:

  • Mahi Binebine (bastante traducido)
  • Abdellatif Laâbi
  • Mohamed Nedali
  • Abdellah Taïa (sus libros más recientes se han traducido en seguida)
  • Tahar Ben Jelloun (el autor más traducido)

3/Autores clásicos traducidos y que ya son conocidos por un amplio público que se ha acercado a esta literatura.

  • CHRAIBI, Driss: Le Passé simple (Denoël) (El pasado simple. Trad. de Leonor Merino e Inmaculada Jiménez Morell. Madrid: Ediciones de Oriente y del Mediterráneo, 1994)
  • KHATIBI, Abdelkébir: La Mémoire tatouée (Denoël, 1971) (La memoria tatuada)
  • CHRAIBI, Driss: La Civilisation, ma mère ! (Denoël, 1972) (La civilización, ¡madre mía!… (Centro Francisco Tomás y Valiente, 2001)
  • BEN JELOUN, Tahar : Harruda (Denoël, 1973)(Trad. Malika Embarek. Madrid: Mondadori, 1991)
  • EL MALEH, Edmond Amran: Parcours Immobile (Maspero, 1980) (Recorrido Inmóvil Presentación de Juan Goytisolo. Traducción de Malika Embarek. Madrid: Libertarias-Prodhufi, 1989)
  • EL MALEH, Edmond Amran: Mille ans, un jour (La Pensée sauvage, 1986) (Mil años, un día, trad. de Malika Embarek. Ediciones de Oriente y Mediterráneo, mayo 2011)
  • MERNISSI, Fatima : Rêves de femmes. Une enfance au harem. (Sueños en el Umbral: Memorias de una niña del harén, trad. de Ángela Pérez. El Aleph Editores, Barcelona, 1996)
  • SERHANE, Abdelhak: La chienne de Tazmamart. (éd. Paris-Méditerranée, 2001) (La perra de Tazmamart, 2001, ediciones de Oriente y Mediterráneo).
  • LAÂBI, Abdellatif, Chronique de la citadelle d’exil (ed. Inéditions Barbare, 1978) (Crónicas de la ciudadela del exilio [cartas y poemas de prisión de Laâbi escritos entre 1972 y 1977])
  • LAÂBI, Abdellatif, Le Chemin des ordalies (ed. Messidor, 1982) (El camino de las ordalías. Del Oriente y del Mediterráneo. Madrid 1995. Traducción de Víctor Luis Gómez)
  • NEDALI, Mohammed: Morceaux de choix. Les amours d’un apprenti Boucher (Le Fennec, 2003) (Carne de primera, los amores de un aprendiz a carnicero.El Cobre Ediciones, 2009, Barcelona. Traducción de Rocío Ahuja)

Y acabaría mi parte y el artículo con unas frases, que yo misma he traducido, de Au fil des livres. Chroniques de littérature marocaine d’expression française, obra a la que venimos refiriéndonos desde el principio de este artículo:

«La literatura marroquí de lengua francesa, a pesar de ser una literatura joven, cuenta con una historia y un recorrido rico e interesante. Fue a lo largo de los años cuarenta y cincuenta cuando aparecieron las primeras publicaciones que constituirán los primeros componentes de la biblioteca de esta literatura». (Au fil des libres. La Croisée des Chemins. Casablanca. Pág. 14)

A aquellos que deseen profundizar algo más en este asunto les recomiendo la lectura de un artículo de El País, del 20 de agosto de 2011. Su título es «De la calle y sus disturbios», y pertenece a la autora de La mujer y el lenguaje de su cuerpo. Voces literarias del Magreb: Leonor Merino, investigadora de la UAM, traductora y escritora.

Terminamos, pues, nuestras reflexiones con una idea obtenida, precisamente, de este artículo, y que es un buen colofón para el tema del que hemos tratado. En efecto, la traducción es el factor que puede contribuir a que la literatura, como testimonio vivo de cada una de las sociedades y culturas en que se engendra, sea accesible a todo el mundo, y, en el caso que nos concierne, a todos los hispanófonos que no conocen el francés pero que no se quieren privar de estas lecturas enriquecedoras:

«Los escritores con sus propias miradas sobre la realidad, con sus miradas incisivas, son la prueba jamás desmentida del poder de lucidez que caracteriza a la literatura, anunciadora de los males que acechan a la sociedad. Nos tienden el espejo de unos acontecimientos, unas actitudes, que nosotros -sus contemporáneos y la historia- deberíamos sentir empatía al reconocer. » (MERINO, Leonor: «De la calle y sus disturbios»).

Para finalizar, no olvidemos que la Francofonía se extiende por muchos más países y regiones de los que hemos podido tratar aquí, también con su literatura, en general poco o nada traducida: Luxemburgo, Haití, Dominica, Luisiana (EE. UU.), Burkina Faso, Burundi, Camerún, Chad, Costa de Marfil, Gabón, Guinea, Guinea Ecuatorial, Comoras, Mali, Madagascar, Mauritania, Mauricio, Níger, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República del Congo, Ruanda, Senegal, Seychelles, Togo, Yibuti, Sáhara Occidental, Camboya, Laos, Líbano, Egipto, Vietnam, etc.

Inmaculada González Osuna. Profesora de francés de la EOI de Aranjuez y del taller de literatura de expresión francesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s